fbpx

Entre mis 18-23 años en mi periodo universitario la mayor parte del dinero lo gastaba en aparentar, comprando ropa, en antros, etc.

Pasó el tiempo y las necesidades también.

Las prioridades cambiaron. En lugar de comprar una camisa de $100 dólares, ahora ese dinero lo tenía que utilizar en comprar despensa para mi casa porque así lo necesitaba.

Al principio era algo nuevo, pero me di cuenta que no necesitaba muchas cosas materiales.

Porque siempre tuve la idea de que debía tener lo mejor para que los clientes y los demás pudieran verlo y compraran mi imagen.

Empecé a engordar y toda esa ropa se hizo vieja y me dejo de quedar. De pronto entre en una onda de regalar la mayor parte de las cosas y me quede con muy poco.

Después empecé de nuevo a comprar cosas pero de manera más inteligente.

Y no me malinterpretes, si creo que uno debe verse bien. Ahora tengo pocas cosas y las compro siempre y cuando no afecten mi bolsillo y sean buenas.

Busco ofertas y destino un presupuesto al año, así no me quedo con las ganas de nada y no me falta nada.

Lo comparto porque mira hay muchas personas que ganan $100 dólares y eso se va en una camisa o un vestido que cuesta $200 dólares porque esos $100 dólares extra los saca a “meses”.

Mira, no necesitas tener ropa muy cara para verte bien.

Sé inteligente, cuida tu dinero, inviértelo en tu proyecto.

#SigueCreciendo