fbpx

Hola querido sueño, nuevamente soy yo.

Deseándote que nunca me dejes, que no te vayas.

Por más que pasen los años y crezca y me case y tenga hijos y me aleje de ti por un tiempo. 

No me dejes. 

Eres lo que me genera ansiedad, desesperación cuando no estoy cerca de ti, ni trabajando por alcanzarte. 

Levantarme cada día sin pensar en ti y sin trabajar en ti es como un pez fuera del río, desesperado por volver, a nadar, a fluir contigo. 

Aunque me lleves cuesta abajo, se qué siempre me vas seguir moviendo. 

Quiero que sepas que te escribo porque quiero alcanzarte y convertirme en ti. 

Gracias por esas noches sin dormir, esos días de desesperación, esas ganas de arrancarte cada vez que te veo reflejado en alguien más.

Querido sueño, nos vemos pronto. 

César Andrés 

Categorías: Uncategorized